DeVivencias, es un lugar para compartir, debatir y preguntar de forma anónima sobre nuestros problemas, preocupaciones, deseos e inquietudes a gente que ha vivido o está viviendo situaciones parecidas a las nuestras.
Comparte tus vivencias

Últimas vivencias

Soy joven pero sin ganas de vivir

Desde hace años me he sentido inconforme con mi cuerpo. Voy para los 19 años y pienso que siempre viviré así.

Por:LisethPao01 Publicado en: Me siento solo
Pascuas solitarias xD

Hola,tengo 17 años,vivo en un pueblo de Valéncia,tengo una amiga,y tiene novio y se va siempre con él. Las otras,son conocidas y por cosas de la vida,ya ni me avisan ni preguntan por mi.

Por:amanda97vc Publicado en: No tengo amigos
timida

hola soy laura tengo 16 para 17 años y soy de valencia y bueno no tengo apenas amigos por no decir que no tengo y además soy muy timida y me cuesta muchísimo hacer amigos y me gustaría tenerlos.

Por:lauritaa97 Publicado en: No tengo amigos

Últimos deseos

Antes de morir, quiero
que el amor me ahogue de felicidad como el primer día!

Antes de morir, quiero
Que el mundo cambie...

Antes de morir, quiero
ser feliz

Antes de morir, quiero
QUE AQUELLA PERSONA QUE NECESITA UN AMIGO/A HOY LO TENGA.

Escribe tu deseo

Último Consejo

 ternura en nuestras relaciones

Hoy desde Devivencias nos preguntamos qué valor añadido  aporta la ternura en las relaciones de pareja y nos planteamos la necesidad de utilizarla con un vector diferenciador  en las mismas.

Dice Alex Rovira, “aquellos que esperan las grandes ocasiones para mostrar su ternura, no saben amar” y es que la ternura es la expresión más serena, bella y firme del amor. Es un te quiero, una caricia a tiempo, una palabra de gratitud, una mirada cómplice. Pequeñas cosas que marcan la diferencia, alimentan el día a día y  aportan valor.

Último vídeo

Se ha dicho en alguna ocasión que el verdadero paraíso en la tierra lo tienen los niños.  Son ellos, los que verdaderamente saben disfrutar y fluir con la vida. Probablemente, lo que les permita ese fluir tan mágico sea su mente, su conciencia. Y es que ésta no les lleva a estar comparando, juzgando y evaluando la realidad de forma permanente. Sin embargo, los que ya somos un poco más mayores no realizar esas actividades, aunque sea en piloto automático, nos cuesta un mundo y sin ser conscientes estamos permanente juzgando la realidad entre lo que es y lo que debería ser acorde a nuestros criterios.