¿Cuáles son las causas de la depresión?

 causas de la depresion

Analizamos las causas de la depresión

La depresión es una enfermedad que padecen cada año cientos de millones de personas, y en Devivencias deseamos contribuir a luchar contra ella.

Una depresión leve puede quedarse en una pérdida de interés por todo lo que nos ilusionaba y durar algunas semanas, pero llegará a ser grave si experimentamos durante meses una profunda tristeza, baja autoestima, sentimiento de culpa y pensamientos suicidas recurrentes, que afectarán al sueño e incluso a las funciones motoras.
Factores genéticos y fisiológicos –como desequilibrios nerviosos– favorecen la depresión; y las situaciones de estrés, ansiedad o la dependencia al alcohol u otras drogas podrán desencadenarla, pero la causa esencial de la depresión es una actitud errónea ante un hecho doloroso o una situación adversa –o que no sabemos afrontar, como en el caso de la depresión posparto–. Podríamos decir que son los pensamientos inadecuados los que acaban provocando la depresión.

Qué nos lleva a la depresión


La falta de autoestima acompaña frecuentemente a las personas con depresión. Ante situaciones adversas o sucesos trágicos algunas personas dejan de valorarse y de creer en sí mismas, e incluso se sienten responsables de lo acontecido. El sentimiento de culpa y la imagen negativa que crean de sí mismas acaban por anular sus ilusiones y provocar una depresión si no son capaces de cambiar sus pensamientos. Incluso aceptando que hemos cometido un error, debemos perdonarnos para liberarnos del pasado, pues la vida es una escuela donde son precisamente los errores los que nos ayudan a aprender.


Conocernos, aceptarnos como somos y querernos es igualmente imprescindible para vivir felizmente. Los complejos surgen de la importancia que damos a lo que los demás piensan de nosotros, sin embargo es cada persona la que debe establecer los valores que rigen su vida. Es imprescindible dejar de considerar enemigos a los demás, pues no son ellos quienes nos hacen sufrir sino nuestra reacción ante sus hechos o palabras. Son, al igual que nosotros, seres sufrientes e imperfectos; sintamos compasión ante sus debilidades.

La depresión aparece frecuentemente al adoptar pensamientos incorrectos ante una situación desfavorable. Solo con pensamientos positivos afrontaremos correctamente enfermedades, conflictos, un divorcio o el desempleo, pues la vida es un conjunto de experiencias que debemos aprovechar para mejorar. La pérdida de un ser querido es una de las causas más frecuentes de la depresión, y es esencial recordar que la muerte forma parte de la vida y que todos tenemos una misión que cumplir y un camino personal que recorrer.

Revivir continuamente momentos dolorosos del pasado es otra forma de aferrarse al sufrimiento y caminar hacia la depresión, y lo mismo preocuparse por el futuro de manera obsesiva. El futuro depende del presente, por eso basta con actuar correctamente en cada momento. Las sabias filosofías del mundo invitan a no «pre»ocuparse. «Si tiene solución, ¿por qué te preocupas? Y si no la tiene, ¿por qué te preocupas?», dice un proverbio árabe. Y así dijo Jesús: «Mirad los pájaros, que no siembran ni recogen, y en cambio, vuestro Padre los alimenta». El budismo igualmente invita a mantener la atención en el presente y obrar correctamente en cada momento.

Nuestros sueños mantienen nuestra ilusión. Es esencial disfrutar del camino y conservar la fuerza de nuestro espíritu, pues el valor de cada persona está en su corazón. Practicar yoga, tomar básicamente alimentos de origen vegetal y mantener la mente positiva ayuda a evitar la depresión y a salir de ella. No olvidéis que el que puede cambiar sus pensamientos puede cambiar su destino.

 

Si te ha gustado el artículo, subscríbete a nuestro RSS de Consejos o a nuestra Newsletter 
Su voto: Ninguno Media: 4 (1 voto)