Charlando con Patricia Ramírez

Entrevista a Patricia Ramirez psicologa

Hoy tenemos entre nosotros a Patricia Ramírez. Psicóloga y doctora por la Facultad de Psicología de Granada, ha escrito recientemente varios libros entre ellos Autoayúdate y Entrénate para la vida. Este último se ha convertido en uno de los bestsellers del campo de autoayuda y en él su autora nos ayuda a centrarnos en lo que realmente importa, aspecto del que hablaremos a lo largo de la entrevista.

Patricia está especializada en la psicología del ámbito deportivo, donde trabaja con deportistas individuales y con equipos, tanto de la liga española de futbol, como de  baloncesto, balonmano, atletismo u otros muchos deportes.  Además comparte su conocimiento a través de colaboraciones en medios de comunicación, como en el diario El Pais, en el programa de La2 “Para todos” o en el nuevo diario online en español El Huffington Post.

Del mismo modo, debemos destacar su actividad como formadora y ponente en Universidades, centros de estudios, federaciones deportivas, etc. Así como su carácter emprendedor, y es que además es socia fundadora del centro de psicología y neuropsicología Ramirezcaracuel, que atiende desde hace varios años a todo tipo de trastornos psicológicos.

Patricia es un placer tenerte entre nosotros, empezamos:

 

Patricia en tu último libro, Autoayúdate, indicas que es necesario vivir en paralelo a los problemas, ¿qué implicaciones tienes esto?

La idea es ocuparte de lo que depende de ti, de lo que tú puedes gestionar. Y aprender a no dar valor a todo lo que depende de otros, de la vida, del destino. Nos preocupamos demasiado y perdemos mucha energía en asuntos por los que podemos hacer bien poco. Y en cambio, dedicamos menos atención a lo que podemos gestionar y a lo que es una fuente de felicidad.

También indagas en aquellas parejas que han salido airosas tras profundas crisis ¿Qué las hace distintas de otras que han fracasado en situaciones similares?

La principal diferencia es la motivación por permanecer unidos. Hay parejas, que a pesar de los conflictos, de las infidelidades o problemas de comunicación, se aman y quieren superar los baches.

En cambio otras parejas, igual con problemas aparentemente menores, han perdido la pasión, el quererse, lo que les unía, el proyecto y deciden emprender una vida por separado.

Las dos posturas son completamente respetables, es la pareja la que tiene que decidir qué quiere hacer. El psicólogo suele puede estar para ayudar en la decisión que la pareja tome.

¿Cuáles son los factores que más influyen en la rotura de las parejas?

Hay muchos factores que “marchitan” la relación: el reparto de las tareas, la falta de responsabilidad e implicación en la educación de los hijos, la dejadez en cuanto a los detalles, problemas de comunicación, apatía y poca calidad de las relaciones sexuales, sentir que ya no comparten el mismo proyecto de vida, enamorarse de otra persona…

La ruptura aparece cuando no se “cuida, mima o se atiende a las necesidades del otro”. Muchas veces un miembro de la pareja da señales, comenta que las cosas no van bien, pero el otro o no se lo cree o no tiene la motivación para escuchar y participar en el cambio. Y de repente, un día, uno se despierta con la sensación de que ya no pinta nada en esa relación, que se ha ido apagando poco a poco. A veces no sabes localizar el motivo concreto de la ruptura, porque realmente es la suma de muchas cosas.

La relación de pareja no muere de un día para otro, ni es fruto de un capricho…por lo general muere con los reproches, los conflictos y las piedras que vamos guardando en la mochila, esas carpetas que quedan sin resolver.

¿Puede suceder que en algunas ocasiones lo que tengamos que hacer es precisamente romper con nuestra pareja?

Esa decisión solo puede tomarla la pareja, o uno de los miembros. Suele ser algo muy meditado, nadie rompe con alguien con quien está a gusto, disfruta y comparte una vida placentera.

Las relaciones se rompen cuando te aportan menos de lo que suman, cuando sientes que tu vida al lado de esa persona se marchita, cuando no eres feliz. Yo solo aconsejo que la gente se separe cuando la pareja se está haciendo daño, se está faltando el respeto, se humilla, o se perjudica de laguna manera. La vida en pareja tiene que ser para disfrutar, no para llevar un calvario.

¿Cuáles son las bases de las buenas relaciones?

Para mí existen una serie de pilares necesarios para que funcione la pareja:

  • La buena comunicación, en la que uno pueda expresarse, hablar de temas íntimos, de preocupaciones, poder hablar con franqueza de todo.
  • Las relaciones sexuales, las parejas son pareja, no hermanos. El sexo forma parte del bienestar de una pareja, y diferencia la relación de pareja de todas las demás. En el momento en el que no se disfruta, no se tiene apetencia…hay que buscar soluciones. La excusa de que la mujer no lo necesita es errónea y una falacia. La mujer puede implicarse y tener el apetito como el hombre.
  • Compartir gustos, deportes, actividades, el ocio y la vida social. Si a la pareja le gusta hacer siempre cosas diferentes, al final no coincides en el tiempo de ocio, que tanto alimenta. Algunas hobbies tienen que ser compartidos, que no todos.
  • Escala de valores. A través de la escala de valores educamos a los hijos, definimos lo que nos parece bien y lo que nos parece mal, compartimos tiempo con los amigos. Si tu pareja entiende que colarse en el supermercado está bien y a ti te parece algo poco cívico, tendréis discusiones continuas.
  • Respeto hacia la intimidad de la pareja. Que convivas en pareja no significa que todo se tenga que hacer juntos. Hay deportes, cafés con amigas, momentos de lectura, de escuchar música, en la que a uno le apetece aislarse. Debe haber un respeto hacia este tiempo.

¿Estamos más predispuestos a observar lo que nos separa que lo que nos une a otra persona? ¿Por qué tenemos esa tendencia?

No todos tienen esa tendencia, de hecho, es una de las claves que diferencia a las parejas que se mantienen unidas de las que no. En la relación de pareja hay personas que se acomodan, dejan de esforzarse por el otro, aunque sea en el detalle; otras personas se vuelven ariscas, inflexibles y se enfadan con todo lo que no está a gusto de ellas. Durante la etapa de enamoramiento es difícil detectar este carácter…no hay responsabilidades, no hay que repartir tareas, ni levantarse a dar biberones. Todo parece idílico. Pero con la convivencia aparecen situaciones tensas e incómodas y la dejadez o la falta de motivación por parte de la pareja, impide que se resuelvan de mutuo acuerdo.

Muchas parejas empiezan a hacerse reproches, a no obtener respuesta por parte del otro y sin darse cuenta se meten en un bucle que ensucia lo idílico, la buena comunicación y quema la relación.

¿Es beneficioso escribir acerca de nuestras experiencias y emociones?

Escribir es un proceso de comunicación, incluso contigo mismo. Hay personas a las que les cuesta sacar emociones a nivel verbal, hablar de lo que sienten, de cómo están. Escribir tanto de lo positivo como de lo negativo puede tener un efecto curativo.

Está demostrado que cuando uno revive situaciones exitosas, busca qué le llevó a triunfar, intenta recordar las emociones con las que se encontró en esa situación, se siente seguro y con autoestima.

Si quieres que ocurran cosas en tu vida hay que provocarlas pero, ¿cómo podemos motivarnos?

Existen muchas maneras de motivarse…establecer objetivos, visualizar cómo será tu situación cuando los alcances, recrearte en el propio placer de la tarea. Hay veces que anticipamos el fracaso, que dudamos de nosotros, que le damos valor a la pereza y eliminamos la motivación.

La motivación también se relaciona con tu esfuerzo, lo que te implicas, el trabajo realizado. Igual la tarea no te motiva, pero si el hecho de finalizarla y sentirte responsable.

Y si al final no encuentras la motivación por ningún sitio, simplemente actúa. No siempre vas a encontrarla, hay veces que tenemos que dejar de postergar esperando el momento ideal…porque ese igual nunca llega. Actúa sin pensar ni darle valor a lo que te da pereza o te parece difícil.

Para salir del bache del tipo que sea (laboral, sentimental…) ¿qué necesitamos?, ¿qué debemos hacer?

Definir el bache, minimizar el problema y dirigir la atención a nuestros recursos, a lo que depende de nosotros. Nadie va a venir a rescatarnos.

Ante momentos duros como puede ser enfermedades graves o muertes ¿Cómo podemos afrontar la situación de forma efectiva?

Los momentos duros, sobre todo las pérdidas, requieren de un proceso de duelo. Las personas pasan por distintas etapas y cada uno lleva su ritmo para superarlas.

Una vez que se asume lo que ha ocurrido, tenemos dos formas de trabajar…aceptar la parte que no es controlable (como la propia pérdida) y decidir centrar la atención en lo que siguen siendo fuentes de placer y enriquecimiento personal. No se quiere más a la persona porque se sufra, se le llore o se vista de negro.

El maltratador es un imitador de lo que ha visto y vivido ¿Por qué maltrata, si él lo ha sufrido en sus propias carnes y conoce lo que es eso?

No siempre, hay maltratadores que copian modelos que han vivido y otros que lo son por otros motivos.

El tipo de maltratador que imita pautas de conducta el problema de que no ha vivido otra forma de educar. Ha aprendido que esa es la manera de ejercer el poder y conseguir lo que desea. Por supuesto que no todos las personas víctimas de maltrato repiten el maltrato con los suyos. Hay muchas personas con calidad humana, interesadas en hacer el bien y respetar a la pareja y a los hijos, rechazan por completo el daño físico y psicológico y se informan, forman y trabajan el autocontrol para no repetir modelos completamente reprochables.

¿Por qué se pelean tanto los hermanos? ¿Por qué muchos mantienen sus rivalidades incluso de adultos?

Porque no hay una ley universal que diga que los hermanos tienen que llevarse bien por el hecho de ser hermanos. La familia no siempre la elige uno, es la que te toca. Y puede que tu hermano no sea la persona a la que tú elegirías su pudieras elegir hermano.

Las peleas entre hermanos son comunes, los niños luchan por la atención de sus padres, quieren los juguetes que tiene el otro, los padres se equivocan muchas veces comparando y no siendo justos en el trato, etc. La resolución de los conflictos y crear unas bases de amor entre los hermanos es responsabilidad de los progenitores.

Si se crea esta base de amor, respeto, trato justo, valorar a cada uno según sus capacidades, tratar a cada uno según sus aspectos de la personalidad, si se fomenta la cohesión en lugar de la competitividad, aumentamos la probabilidad de que los hermanos estén unidos de mayores.

Muchos homosexuales han sido rechazados por la sociedad, algunos incluso se rechazaban ellos mismos. ¿Qué consejo les darías en este sentido?

El consejo no es para los homosexuales, sino para toda la panda de intolerantes de los que estamos rodeados. Las personas somos libre de elegir a la persona de la que nos enamoramos, independientemente de su género, altura, religión o color de ojos. Que en 2013 haya que dar consejos a los homosexuales, no tiene sentido. Es mejor dejar de atender a las personas que restan y no son capaces de respetar la diversidad y la libertar. Punto, no hay más.

¿Qué les dirías a aquellas personas que trabajan en algo que no les gusta?

Este es un tema muy delicado. No podemos decirle a la gente que se tire a la piscina y abandone su trabajo por un sueño. Lo que hay que hacer es no abandonar el sueño. Durante un tiempo habrá que intentar compaginar el trabajo que da estabilidad económica y le permite vivir, con una formación que le permita trabajar en algo que les apasione.

¿Y a aquellas que se sienten perdidas en su vida?

Tendrán que buscar algo a lo que aferrarse. La mayoría de los estados anímicos y de los malos momentos no son eternos. No puedes quedarte anclado pensando que estarás así toda la vida, porque entonces lo aumentas la probabilidad de que sea así.

Hay que buscar la manera de conocer personas nuevas, actividades que no hayas probado, redefinir tu proyecto de vida. En algún lugar hay una persona que te está esperando, o un hobby por descubrir o un libro que te atrapa. Lo importante es buscar, tener la actitud de querer encontrártelo.

Patricia, ¿soñar facilita lograr los objetivos?

Soñar es el primer paso del objetivo, significa fantasear con el lugar al que quieres llegar. Lo que tenemos que hacer es darle forma al sueño. No podemos dejar de soñar, porque dejaremos de sentir y de vivir. Soñar nos mantiene motivados y con entusiasmo.

Pero con soñar no es suficiente…hay que planificar, desglosar, preparar y actuar.

¿Qué es el éxito para Patricia?

El éxito es lo que cada uno defina como tal. Hay personas que priorizan el éxito personal y otras el profesional. El éxito es alcanzar lo que habías deseado…ser feliz, ser una persona de bien, tener un determinado puesto de trabajo, sacarte el carné de conducir.

Éxito es tener en tu vida lo que dependía de tu esfuerzo, voluntad y de tus valores.

Un sueño que te gustaría ver cumplido

Que mis hijos sean personas de bien.

Una lección que te haya enseñado la vida

La vida por desgracia, o por suerte, me ha puesto muchas veces mirando para otro lado. Hay personas que me han hecho mucho daño, pero nada ha sido capaz de dejarme en el camino. Así que la vida me ha enseñado que tengo valor y mucha capacidad de superación.

La mayor lección es saber que lo que das no siempre viene de vuelta. Hay que comportarse y ser uno mismo sin esperar nada de los demás. Esperar en muchas ocasiones te defrauda.

 

Patricia, muchas gracias por tus respuestas que nos arrojan un poco más de luz sobre la psicología del día a día. Para aquellos que queráis saber más sobre Patricia podéis seguirla en su web, facebook o twitter

Si te ha gustado el artículo, subscríbete a nuestro RSS de Consejos o a nuestra Newsletter 

Su voto: Ninguno Media: 4.7 (3 votos)