el oasis es siempre el interior