¿Conoces las ondas de tu cerebro?

Ondas cerebrales

Una de las cosas más fascinantes del ser humano y también sobre las que menos sabemos es acerca del cerebro.  Sin embargo, en los últimos años se ha hecho múltiples avances en este campo. Así, a día de hoy podemos afirmar que aunque es cierto que la mayoría de las personas se centran en analizar y modificar sus emociones en un intento para ser más felices, nuestras ondas cerebrales también juegan un papel clave en nuestra búsqueda de esa plenitud y felicidad.

Las ondas cerebrales son consecuencia de la actividad eléctrica de nuestro cerebro cuya frecuencia se mide usualmente en hertzios. Éstas son producidas en estado de conciencia o no, o también en un estado de vigila como durante el sueño, es decir, que permanente y aun sin ser conscientes de ellos, nuestro cerebro emite una serie de ondas. Hans Berger fue la persona que descubrió estas ondas cerebrales y lo más interesante; su relación con diferentes estados de la consciencia. A la hora de hablar de ondas cerebrales es importantes saber que estas son usualmente medidas a través de una electroencefalografía (EEG). Cuando se analizan estas ondas, se tiene en cuenta esencialmente dos variables; el número de ondas por segundo y la altura de cada onda. En función de ellas se distinguen los diferentes tipos de ondas.

Con demasiada frecuencia olvidamos que nosotros somos los principales artífices de nuestra realidad, que ésta, más que de elementos externos, se construye en base nuestros pensamientos, creencias y forma de pensar.

Por lo tanto, aprender sobre los estados más profundos de nuestra conciencia puede ayudarnos a entrar en nuestra mente subconsciente y ayudarnos a crear una “nueva realidad”. Para ello, el primer paso es entender los diferentes tipos de ondas cerebrales que tenemos. Vamos a verlas:

1) Ondas delta

Son ondas de mayor amplitud y con una frecuencia de 1 – 3 Hertzios. Es el ritmo del sueño profundo. Este tipo de ondas dominan en los niños.

Cuando tienen una amplitud alta y rítmica se presenta en adultos con desordenes mentales o lesiones. También se da en niños con déficit de atención e hiperactividad.

Cuando la proporción es baja se halla en el cerebro de los adolescentes.

2) Ondas Theta

Con una frecuencia de 3’5 y 7’5 Hertzios, normalmente están asociadas con etapas de sueño, meditación profunda, yoga y cuando para el aprendizaje se realiza un esfuerzo intelectual.

Se caracteriza por memoria plástica, fantasía, creatividad y mayor capacidad de aprendizaje.

Su presencia exagerada o la asimetría de su frecuencia indica enlentecimiento y es característico de niños con menor plasticidad. El exceso puede indicar depresión, déficit de atención, incluso impulsividad. En general hay más presencia de ondas theta en niños que en adultos.

3) Ondas alfa

Tienen una frecuencia de 8- 12 Hertzios y están asociadas a estados de relajación. Se producen antes de dormir. Provocan una relajación agradable, pensamientos tranquilos, optimismo.

Se originan sobre todo en el lóbulo occipital durante las etapas de relajación, con los ojos cerrados, pero todavía despierto. Las ondas se atenúan al abrir los ojos, la somnolencia y el sueño.  Es como si representase la corteza visual en estado de reposo.

Los niños deprimidos tienen ondas alfa con amplitudes altas.

En la depresión hay ondas alfa en exceso en el hemisferio izquierdo y si las hay en las zonas frontales se relaciona con depresión y déficits de atención e hiperactividad.

Si hay pocas ondas alfa cuando uno se levanta se le llama bloqueo alfa y se relaciona con la jaqueca matinal.

4)Ondas Beta

Frecuencia de 13-30 Hertzios. Se asocia a estar despierto, en plena actividad, a los estados de vigilia. Sus características son la atención focalizada y el contacto con la realidad.

Según su frecuencia son:

  • Beta inferiores o Beta 1. Son ondas de alta actividad cerebral. Si hay un aumento en el hemisferio derecho se produce ansiedad, tensión, estrés.

Así pues un aumento de ondas Beta se asocia a insomnio, ansiedad, TOC, estrés, tensión.

  •  Beta superiores o Beta 3. Se asocian a miedo, ansiedad, TOC, adicciones. A veces son creadas para compensar por actividad excesiva de las ondas Theta.

        

5 )Ondas Gamma

Son de alta frecuencia de 40 Hertzios. Se asocian a momentos de resolución de problemas (lógicos o matemáticos). Ayudan en el aprendizaje y la claridad mental. Favorece la información. Hay ondas gammas por todo el cerebro.

 

En otro artículo analizaremos como podemos entrenar a nuestro cerebro en cada tipo de onda o como cambiar al frecuencia en que nos encontramos, utilizando entre otras técnicas el neurofeedback.

Si te ha gustado el artículo, subscríbete a nuestro RSS de Consejos o a nuestra Newsletter 

Su voto: Ninguno Media: 4.5 (2 votos)