Cuando el odio va de la mano

Desde pequeño he tenido una vida difícil. Empezando con un tumor que me fue extirpado, pero a lo largo de mi crecimiento como persona, he tenido que crecer solo, no como una persona huérfana, sino como alguien olvidado dentro de la familia. Pareciera que desde que dejé de ser aquel bebe ya no precisara de atención, con ello me vi desde que tengo memoria (en torno a los 6 años) de ir al colegio solo por la calle, de tener que celebrar fiestas de navidad en el colegio sentado en unas escaleras mientras mis compañeros corrían y reían con sus familias. Por mas que trataba de llamar la atención no recibía cariño, solo críticas si hacía algo mal o me interesaba algo que al resto de mi familia no le gustaba, nadie me enseñaba nada. Aprendí solo a atarme los cordones, a lavarme los dientes, incluso a empezar a afeitarme. Tenía que saber cosas de gente de mi edad sin nadie haberme enseñado nada.
A medida que crecía la cosa iba a peor, quizás porque iba perdiendo la inocencia infantil, llegaban las primeras discusiones personales, las primeras culpas hacia mi persona, sobre todo culpándome siempre de los llantos de mi madre ( mi madre lloraba porque mi padre se comportaba como un borracho maltratador), siendo yo el motivo de los llantos de ella y de que alguna vez acabara en el hospital, pero por mas que intentaba defenderme, nadie me apoyaba, solo se limitaban a ignorar la situación o ponerse en mi contra por levantarme contra esa injusticia.
Fueron pasando los años, llegaron los primeros golpes de mi padre, con su cinturón, la humillación de tirarnos plato de comida por encima de la cabeza, de ir predicando a la gente del pueblo cosas malas sobre mi, por el mero hecho de rebelarme, siendo un apestado y con ello afectando a mis relaciones de amistad, dificultándomelo.
Por otro lado fui creciendo con un hermano drogata, con problemas de contención de ira, nos robaba y si alguien iba en su contra amenazaba con un cuchillo con matarnos, mas de una noche tuve que dormir con un cuchillo bajo la almohada por temor por mi vida.
A pesar de estas dos personas especialmente, con el resto de la familia era imposible la comunicación, hacían planes de vacaciones sin mi, se iban de compras sin mi. Les argumentaba que también me hacía ilusión pasar tiempo con ellos haciendo cosas, pero fue en vano, yo solo era el pequeño de la casa que debía estar callado y tragarse todas las faltas de respeto hacia mi persona.
Pasó mi adolescencia y parte de mi juventud, ya era mayor, fuerte, impuse mi criterio, todos fueron contra mi. Mi hermana me negaba poder ver a su hijo, y además le contaría de mayor lo malo que era, realmente era alguien malvado, alguien que lo único que pedía era cariño y respeto.
Pasaron navidades, cumpleaños, nadie me felicitaba, ni me hacían regalos. Todos tenían regalos menos yo.
Se sucedieron las peleas, llegué alguna vez a clase con marcas de pelea, no contaba nada a nadie porque no quería ser visto con pena, quería que me vieran por como soy no por ser familiar o cercano a alguien. Me amenazaron con echarme de casa, me llamaron de todo, barrio bajero, vulgar, drogata, que necesitaba un psicólogo, mimado, que llamarían a la policia, que podían denunciarme, meterme en la carcel, en definitiva un ser despreciable, cuando nunca, en todo lo que llevo de vida he empezado una pelea.
Supongo que siento envidia de la gente que es feliz, quiero tener eso, una vida feliz, una felicidad que por mucho que me he esforzado en conseguirla, siempre me ha sido negada y siempre he ido de la mano del odio y la soledad.

Sin votos (todavía)

Comentarios

Sé puede ser feliz sin familia

Bueno e conocido personas con familias difíciles terribles y hacen lo méjor que pueden y eso es simplemente apartarse de un ambiente noxivo yo e vivido x temporadas alejada para tener paz y sabe no me e muerto sin mi familia tomando en cuenta q mis problemas son menores que los suyos mi madre me ama pero a veces distanciarse de 1 situación problema es lo más sano yo puedo ver a mi sobrino pero sí me prohibieran verlo no moriria nadie muere sin 1 familia que no lo comprende ni lo acepta es cierto que es lo mejor tener una familia unida con quién contar pero sí la convivencia es la causa de sufrimiento lo más indicado sería que busque un psicólogo para que le ayude con problemas emocionales etc amistades y lo mejor distancia de su familia aunq sea x su estabilidad mental y emocional ya es adulto y puede tratar de vivir mejor tener buena calidad de vida al menos intentar saludos.