Mi soledad (II).

Son las ocho de la tarde del sábado 11 de abril de 2015, en España.

Ya no sé cuántos días llevo sin hablar con nadie, he perdido la cuenta.

Mi teléfono móvil no ha sonado desde hace mil horas.

Mi cuenta de correo electrónico no tiene ningún mensaje nuevo.

Aquí, en esta máquina, tampoco parece haber nadie desde hace días.

Para oír el sonido de alguna voz humana escucho canciones en este ordenador. La música siempre está ahí cuando la necesitas, las letras de las canciones se repiten en mi mente, las melodías suenan en mis oídos tan repetitivas.

La noche está cayendo ya, y yo sigo aquí encerrado en esta prisión, entre estas cuatro paredes. El espacio parece que se va reduciendo, como si me fuera a aplastar.

Las luces artificiales de la calle alumbran a las pocas personas que caminan por la acera. Hay gente que camina sola. Otros van acompañados. Me pregunto por qué nadie quiere caminar conmigo por ese parque...

¡Ay, soledad!, ¿por qué te casaste conmigo si yo nunca te amé?

Sin votos (todavía)

Comentarios

Hola JorgeAB43: Encontré un

Hola JorgeAB43:
Encontré un breve artículo dedicado a los jóvenes que trata el tema de la soledad. Me gustaría compartirlo contigo. Espero que algunas ideas que allí se vierten puedan serte de utilidad.
Saludos.

“QUÉ HACER SI TE SIENTES SOLO”

EL PROBLEMA

Una joven llamada María dice: “Tenía dos amigas que siempre estaban juntas y se lo pasaban superbién, pero a mí no me hacían ni caso. Un día llamé por teléfono a casa de una de ellas, y cuando contestaron, las escuchaba hablar y reír. Oír lo bien que se lo estaban pasando y no estar allí me hizo sentir más sola que nunca”.

¿Te has sentido solo? ¿Sientes que te echan a un lado?
Primero veamos algunas cosas que tal vez no sepas acerca de la soledad.
¿SABÍAS QUE...?

Casi todo el mundo se siente solo alguna vez. Eso incluye a los que parece que tienen muchos amigos. ¿Por qué? Porque no se trata de tener una gran cantidad de amigos, sino de tener buenos amigos. Alguien pudiera estar todo el tiempo rodeado de gente, pero si no tiene ningún amigo de verdad, en el fondo se sentirá solo.

La soledad puede ser mala para tu salud. Unos investigadores analizaron los resultados de 148 estudios y descubrieron que es más probable que las personas que no tienen mucho trato con otros mueran antes de tiempo. Hallaron que la soledad “hace tanto daño como fumar 15 cigarrillos al día” y “es dos veces más perjudicial que la obesidad”.

Si te sientes solo, puedes acabar con malos amigos. Con tal de estar acompañado, puede que te conformes con la primera persona que aparezca. “Cuando te sientes solo, te mueres por un poco de atención —dice Alan—. Empiezas a pensar que algo de atención es mejor que nada. Eso trae problemas.”

Chatear no es la solución. “Me puedo pasar el día enviando e-mails y mensajes, y aun así sentirme increíblemente sola”, dice Natalia. Tomás siente algo parecido: “Para mí, chatear es como comerse un aperitivo, mientras que el contacto cara a cara es como el plato fuerte. Los aperitivos no están mal, pero el plato fuerte es el que te llena de verdad”.

¿QUÉ PUEDES HACER?

Sé positivo. Por ejemplo, supongamos que ves en Internet fotos de una fiesta a la que no te invitaron. En ese momento tienes dos opciones: pensar que te dejaron fuera a propósito o tener una actitud más positiva. Como no conoces todos los detalles, ¿por qué pensar lo peor? Esfuérzate por buscar una mejor explicación. Podría ser que en ocasiones la verdadera causa de tus sentimientos de soledad sean imaginaciones tuyas.

No exageres. Si te sientes solo, podrías pensar: “Es que nunca me invitan” o “Nadie quiere estar conmigo”. Pero esas son exageraciones, y además, tales pensamientos son como arenas movedizas: cuantas más vueltas les des, más te hundes. La realidad es que caes como en una espiral. Mientras más solo te sientes, más te aíslas, y así sigues hasta que te hundes por completo.

No te olvides de los mayores. Ese fue el caso de David, quien de joven se hizo amigo de Jonatán aunque este tenía treinta años más que él. A pesar de la diferencia de edad, David y Jonatán se hicieron buenos amigos . A ti te puede pasar lo mismo. Clara, de 21 años, dice: “Me he dado cuenta de que puedo encontrar muy buenos amigos entre la gente mayor que yo. Ahora tengo amigos que me llevan un montón de años, y me encanta, pues no cambian de un día para otro y tienen las ideas claras”.

No tengas miedo a estar solo. Hay quienes se sienten mal en cuanto están a solas. Pero no por estar solo debes sentirte solo. Por ejemplo, Jesús era muy sociable pero de vez en cuando también le gustaba estar solo. En vez de pensar que estar solo es horrible, aprovecha esos momentos para reflexionar en las cosas buenas de tu vida. Eso te ayudará a ser mejor persona y a conseguir nuevos amigos.

MICHAEL: “Creo que muchos jóvenes se sienten solos, pero tratan de esconderlo. Puede que se pasen el día en las redes sociales mandando mensajes, pero en el fondo saben que todos esos contactos no son en verdad sus amigos. Eso les hace sentir muy solos.”
ABIGAIL: “Hay que seguir en contacto con los amigos que ahora viven lejos. Hablar con un amigo de toda la vida enseguida te hace sentir mejor.”

Gracias "jorgear".

Te agradezco el texto que me has enviado, es muy interesante.

Por supuesto que algunas de las ideas que en él se vierten me resultarán de gran utilidad.

Yo tengo 43 años y tras sufrir de TOC extremo durante quince años, estoy solo. El TOC es un problema de la ansiedad, no me extiendo más, por no aburrir a la gente. Hace un año que estoy curado de este problema.

Pero me jubilaron de por vida por esta cuestión, pues desde el punto de vista médico el TOC extremo es crónico, incurable y según la Organización Mundial de Salud es la quinta enfermedad más discapacitante del planeta. Y sí, es cierto, es muy discapacitante.

Teniendo el TOC, y en su fase más avanzada, me casé, incluso dos veces.

Estoy divorciado de mi primera mujer, con la cual guardo una bonita amistad, con ella, con su marido y con los dos niños pequeños que han tenido. Y me alegra enormemente que esa persona sea muy feliz con su esposo (al que admiro y quiero como a un amigo).

Estoy en trámite de divorcio con la segunda persona, llevará mucho tiempo, pues ella es y reside en el extranjero.

No tengo hijos.

Reitero mis gracias hacia ti, "jorgear", por tu comentario, por compartirlo.

Un saludo cordial desde España.

Estimado JorgeAB43: Parece

Estimado JorgeAB43:
Parece ser que en estos tiempos tan convulsionados en los que nos ha tocado vivir, los trastornos de ansiedad, están a la orden del día y son mucho más comunes que lo que imaginamos.
En el interés de aportar mínimamente, un granito de arena, para contribuir a la calidad de vida, te adjunto el artículo de una revista que, si bien no se especializa en medicina, trató este tema que afecta a tantas personas.
Espero que alguna de las sugerencias dirigidas a familiares y amigos, sea tenida en cuenta por alguno de tus allegados.
Envío un fuerte abrazo.

Cómo ayudar a quienes padecen trastornos de ansiedad

“A menudo, el corazón me late muy deprisa, me entra un sudor frío y se me hace difícil respirar. Me agobian sensaciones de terror, ansiedad y confusión mental.” (Isabella, de cuarenta y tantos años, que padece ataques de pánico)

LA ANSIEDAD puede definirse como una “sensación de temor o preocupación”. ¿Ha sentido temor al verse frente a un perro furioso? ¿Qué sucede cuando el perro se marcha? Por lo general, también desaparecen el temor y la preocupación. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando hay un trastorno de ansiedad?

En ese caso, la ansiedad se vuelve crónica, es decir, persiste aun cuando no haya motivos para sentirla. Según el Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH), de Estados Unidos, “los trastornos de ansiedad afectan a aproximadamente 40 millones de adultos estadounidenses de 18 años de edad o más [...] cada año”. Piense en Isabella, citada en la introducción. La ansiedad constante, como en su caso, puede tener graves consecuencias para quien la padece.

Y no solo eso, también puede repercutir en su propia familia. No obstante, hay buenas noticias. Una publicación del NIMH afirma: “Existen terapias eficaces para los trastornos de ansiedad, y [las] investigaciones están descubriendo nuevos tratamientos que pueden ayudar a la mayoría de las personas que padecen de trastornos de ansiedad a vivir vidas productivas y plenas”.

Además, los familiares y amigos también pueden ser de ayuda. ¿Cómo?

Formas de ayudar

Dé apoyo: Mónica, aquejada de un trastorno de ansiedad generalizada y estrés postraumático, explica una de sus dificultades: “A la mayoría de la gente le cuesta entender mis problemas emocionales”.

El miedo a la incomprensión hace que quienes padecen trastornos de ansiedad traten de ocultar su problema. Esto puede provocarles sentimientos de culpa que empeoran su estado emocional. Por ello, es de suma importancia que los suyos les brinden apoyo.

Infórmese: Es una sugerencia muy apropiada para los que tengan que tratar de cerca con personas que padecen trastornos de ansiedad, como son los miembros de la familia o los amigos íntimos.

Siga consolándolos: Pablo, misionero del primer siglo, dirigió a los cristianos de la ciudad griega de Tesalónica la siguiente exhortación: “Sigan consolándose unos a otros y edificándose unos a otros” (1 Tesalonicenses 5:11). Podemos hacer esto con nuestras palabras y nuestro tono de voz. Debemos mostrar que nos interesamos profundamente por los que sufren y guardarnos de hacer insinuaciones hirientes.

Analicemos el caso de los tres supuestos amigos de Job, quien dio nombre a uno de los libros de la Biblia. Como quizás recordemos, aquellos hombres dieron a entender injustamente que Job estaba ocultando de alguna manera sus pecados y que esa era la causa de su sufrimiento.

Por eso, tenga en cuenta los sentimientos del afectado. Escúchelo con atención. Trate de ver las cosas desde el punto de vista de él y no del suyo. No se precipite a sacar conclusiones mientras escucha. Los supuestos amigos de Job lo hicieron y, por ello, se les llamó “consoladores molestos”. En realidad, solo consiguieron que Job se sintiera peor (Job 16:2).

Permita que la persona exprese libremente cómo se siente; así entenderá mejor por lo que está pasando. Y piense en la recompensa: usted habrá contribuido a que otra persona tenga una vida más plena y significativa.

Tipos de trastornos de ansiedad

Comprender este tipo de trastornos es fundamental, sobre todo cuando las personas afectadas son miembros de nuestra familia o amigos íntimos. Veamos cinco tipos.

Trastorno de pánico A Isabella, mencionada en la introducción del artículo, no solo la paralizan los ataques de ansiedad. Ella explica: “Entre una crisis y otra, vivo con el temor de que se vuelva a repetir”. Como consecuencia, las personas que sufren estos ataques procuran evitar los lugares donde han tenido alguno. Muchas acaban por vivir recluidas en su casa o solo son capaces de afrontar una situación temida si están con alguien en quien confían. Isabella dice: “El mero hecho de estar sola puede desencadenar un ataque. Mamá me da seguridad. No puedo estar sin ella”.

Trastorno obsesivo-compulsivo Una persona obsesionada con los gérmenes o la suciedad puede desarrollar el impulso irresistible de lavarse las manos una y otra vez. Renan, que padece un problema de obsesión, dice: “Vivo en un continuo estado de ansiedad porque siempre estoy pensando en errores del pasado. Los analizo una y otra vez desde todo ángulo posible”. Como resultado, confesar errores pasados le obsesiona, y necesita que lo tranquilicen constantemente. Tomar medicamentos le ayuda a controlar su obsesión.*

Trastorno de estrés postraumático (TEPT) En los últimos años se ha utilizado este término para referirse a una amplia variedad de síntomas psicológicos causados por un suceso extremadamente traumático que haya implicado daño físico, ya sea real o potencial. Entre dichos síntomas están: sobresaltarse con facilidad, volverse irritable, paralizarse a nivel emocional, perder interés en las cosas que antes gustaban y tener problemas para mostrar afecto, en especial a personas allegadas. Hay quienes se vuelven agresivos e incluso violentos, y tienden a evitar situaciones que les recuerden el incidente traumático original.

Fobia social, o trastorno de ansiedad social Con este término se describe el caso de las personas que se sienten demasiado ansiosas y están excesivamente conscientes de sí mismas en situaciones sociales de la vida cotidiana. Algunas sienten un temor intenso y persistente de ser observadas y juzgadas por los demás. Pueden pasarse días o semanas preocupadas antes de asistir a una reunión social. Además, su miedo puede volverse tan fuerte que interfiera con el trabajo, los estudios u otras actividades diarias, o les dificulte entablar amistades y mantenerlas.

Trastorno de ansiedad generalizada Mónica, mencionada anteriormente, padece este trastorno. Se pasa el día llena de “preocupaciones exageradas”, aunque no tenga motivos. Las personas como ella siempre esperan lo peor y se preocupan demasiado por la salud, el dinero, los problemas familiares o las dificultades laborales. A veces, solo pensar qué va a pasar durante el día les produce ansiedad.

[Notas]
Esta información se basa en una publicación del Instituto Nacional de la Salud Mental, del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.

Muchas gracias "jorgear".

Te agradezco sinceramente tus palabras y toda esa información que has decidido compartir conmigo y con el resto de personas que sufrimos trastornos relacionados con la ansiedad.

Estoy seguro de que esta información será útil para muchas personas, no solo para mí.

En esta página, donde nos encontramos, hay un grupo para el TOC. Gustosamente transmitiré este artículo que tú, amablemente, has decidido compartir, para que pueda llegar al máximo número de personas que necesitan esa información y esos consejos.

Un fuerte abrazo para ti.

Estimado JorgeAB43: Ha sido

Estimado JorgeAB43:

Ha sido un gusto para mí, establecer esta comunicación.
Cuando sientas la necesidad de conversar, puedes contactarme con total libertad.
Te comento que la información que envié, la bajé del sitio de internet JW.org, que sin ser un sitio destinado a tratar temas de medicina, contiene mucha información destinada a la conducta humana.
Saludos cordiales.
Jorge.

Gracias Jorge.

Lo mismo digo, ha sido un gusto también para mí el haberme comunicado contigo.

Muchas gracias por todo, sinceramente.

Un cordial saludo para ti.