Vivir el presente

Vivir el presente

Una apuesta por vivir el presente

Vivir el presente es probablemente una de las mejores técnicas que tenemos a nuestra disposición para prevenir el estrés, la ansiedad y la depresión. Pero para ello debemos ser plenamente conscientes del aquí y de ahora, o en palabras de John Lennon “lo que importa no es pensar en el pasado ni en el futuro. Lo importante es cargar con el ahora

Todo el mundo vive el presente,  “su presente”, lo que ocurre es que con frecuencia, la mente está en otra parte, no está prestando atención a lo que ocurre a su alrededor, pasa por alto multitud de detalles y pequeñas cosas que le ocurren en el día a día. Y eso porque su mente está ocupada bien en su pasado, rumiándolo, echándolo de menos como si “cualquier tiempo pasado fue mejor”, o rechazándolo pero sin sacar fruto de él, sin aprender sus lecciones, que en realidad son lo que marcarán su presente y su futuro. O bien se están planteando el futuro, como algo a lograr, cosa que en sí es buena, pero con matices; pues para llegar a ese futuro primero has de vivir el presente. En realidad el pasado y el futuro son estados mentales. El pasado ya ocurrió, el futuro está por llegar.

El pasado hay que “olvidarlo”, en el sentido que lo que ocurrió ya no se puede cambiar, ni corregir,  hay que “asumirlo” con lo bueno y con lo malo, con los errores y con los aciertos, con el aprendizaje que aportó  a cada uno, si nos “estancamos en el pasado” no se puede avanzar.

El futuro hay que planificarlo, pensar en él, pero no angustiarse, ni vivir anticipadamente lo que no se sabe si va a ocurrir o no. La gente puede pasarse media vida preocupándose por problemas que no llegan a existir.

Si te preguntan ¿qué harías si éste fuese el último día de tu vida? Esa es la respuesta que debes de darte, tómate tu tiempo para responderte a ti mismo. ¿Has averiguado cuántas cosas inútiles dejarías de hacer? ¿cuántas actividades pasarían a un segundo plano? ¿cuántas cosas y qué cosas harías en primer lugar?

Si se valora todo aquello que tenemos a nuestros alrededor, todo lo positivo, se está valorando el presente. De algún modo se está “viviendo eso que uno tiene o disfruta” en el día a día Al vivir en el presente se va a reducir el estrés, se disfruta más del “momento”, mejoran las relaciones interpersonales.

La realidad se desarrolla momento a momento, cada instante aporta algo distinto al anterior, cada momento es único; vívelos! No lo dejes escapar pensando en fantasías sobre el futuro o en recuerdos del pasado.

Aunque es evidente que la vida requiere una cierta capacidad de planificar y prepararse para el futuro, en ocasiones empleamos demasiados esfuerzos en anticipar el futuro explorando sin parar posibles escenarios. Esta tendencia no nada sana, y es una de las causas de la ansiedad y estrés, por lo que es conveniente controlarla. De la misma forma, la reflexión sobre hechos pasados nos permite aprender para el futuro, pero dificultamos la capacidad de resolver problema si deriva de una excesiva rumiación.

Vivir el presente de forma plena y consciente resulta una de las técnicas más adecuadas para prevenir la ansiedad, el estrés y la depresión porque ayuda a centrar la mente en el momento actual.

Si te ha gustado el artículo, subscríbete a nuestro RSS de Consejos o a nuestra Newsletter 
Su voto: Ninguno Media: 4 (1 voto)